No puede haber conocimiento sin emoción.
Podemos estar conscientes de una verdad,
pero hasta que hayamos sentido su fuerza,
no es nuestra.
A la cognición del cerebro debe agregarse
la experiencia del alma.

Arnold Bennett (via alxndro)